La conciencia de conflicto herramienta vital en la conciliación - Camara Colombiana de La Conciliacion

La conciencia del conflicto es una herramienta necesaria en la resolución pacífica de conflictos, y de vital aplicación dentro del proceso de conciliación extrajudicial en derecho, dado que al llevar a las partes a que hagan conciencia de conflicto se logran resultados efectivos y duraderos. En este blog, exploraremos la naturaleza de la conciencia del conflicto, su relevancia en el contexto de la conciliación y cómo puede contribuir a la búsqueda de soluciones mutuamente satisfactorias.

La conciencia del conflicto se refiere a la capacidad de reconocer, comprender y gestionar las diferencias y desacuerdos entre las partes involucradas en una disputa de cualquier tipo. Implica una comprensión profunda de las emociones, intereses y necesidades subyacentes que alimentan el conflicto, así como la habilidad de mantener una perspectiva objetiva y empática.

En el contexto de la conciliación, la conciencia del conflicto desempeña un papel crucial en varias etapas del proceso. En primer lugar, permite al conciliador identificar las causas subyacentes del conflicto y establecer un ambiente de confianza y apertura donde las partes se sientan seguras para expresar sus preocupaciones y necesidades. Esto crea una base sólida para la comunicación efectiva y la colaboración en la búsqueda de soluciones.

Además, la conciencia del conflicto capacita al conciliador para facilitar el diálogo constructivo entre las partes, ayudándolas a explorar sus intereses comunes y encontrar áreas de acuerdo. Al comprender las dinámicas emocionales y psicológicas en juego, el conciliador puede intervenir de manera oportuna para mitigar la escalada de tensiones y promover la empatía y la comprensión mutua.

Asimismo, la conciencia del conflicto permite al conciliador diseñar estrategias y enfoques de resolución adaptados a las necesidades específicas de las partes y la naturaleza del conflicto. Esto puede implicar la implementación de técnicas de comunicación efectiva, la exploración de opciones creativas de solución y la facilitación de acuerdos que satisfagan los intereses de todas las partes involucradas.

Es importante destacar que la conciencia del conflicto no solo beneficia al conciliador, sino también a las propias partes en disputa. Al aumentar su comprensión del conflicto y sus propias motivaciones, las partes pueden tomar decisiones más informadas y colaborativas, lo que aumenta la probabilidad de alcanzar acuerdos mutuamente beneficiosos y duraderos.

En conclusión, la conciencia del conflicto es una habilidad esencial en la conciliación, ya que facilita la comprensión, la comunicación y la resolución efectiva de disputas. Al cultivar esta conciencia tanto en los conciliadores como en las partes involucradas, podemos promover una cultura de paz, diálogo y cooperación en la resolución de conflictos, contribuyendo así a la construcción de sociedades más justas y armoniosas.

Por: Adriana Rojas Barrera

Para consulta de cualquier tema de conciliación agenda una asesoría gratuita en nuestra página web en la pestaña consúltanos gratis: http://www.camaracolombianadelaconciliacion.com